Cantabria, 2007

Fotografiar es atrapar algo tan efímero como un instante.

Es ganar una pequeña batalla al reloj, condensando el tiempo en algo tangible, corpóreo, que tiene entidad.

Su verdadera magia, sin embargo, no radica tanto en lo que capturas… sino en todo aquello que evocas al volver a mirar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.